Mercadillo Feria Siglo XXI

Ya está en marcha la VI edición de nuestra Feria del Siglo XXI. Será el sábado 9 de junio a partir de la una de mediodía (13h) hasta las doce de la noche (24 h).

Esta fiesta contará entre sus múltiples actividades con un magnífico mercadillo de la feria.

¿CÓMO PUEDO TENER UN PUESTO EN EL MERCADILLO? Como en cualquier feria, la organización (el AMPA en este caso) alquila los puestos del mercadillo por un módico precio y todo lo que ganes vendiendo tus cosas es para ti.
Por sólo 25 euros, tendrás una mesa, sillas y un toldo para protegerte del calor y darte sombra mientras vendes tus productos. Podrás vender desde el comienzo hasta el final de la fiesta (13h – 24 h aprox.).

¿QUÉ COSAS PUEDO VENDER? Queremos que los visitantes puedan escoger sus compras entre una oferta variada: productos de artesanía, textiles, marroquinería, complementos, cerámica, objetos de segunda mano en buen estado, productos de regalo y decoración…

¿QUÉ COSAS NO PUEDO VENDER? Comida y bebida.

¿QUÉ TENGO QUE HACER PARA RESERVAR MI ESPACIO EN EL MERCADILLO? Enviar un correo electrónico a feriasiglo21.mercadillo@gmail.com. Debes incluir tu nombre y apellidos, teléfono, correo electrónico de contacto y una breve descripción de lo que quieres vender, con fotos si te es posible. Nos pondremos en contacto contigo enseguida.

¿CÓMO SE ADJUDICARÁN LOS ESPACIOS? Cuando contactemos contigo, tendrás que hacer el ingreso en la cuenta del AMPA. La reserva se confirma en el momento en que tengamos prueba del ingreso y se podrá elegir el espacio por riguroso orden de inscripción. Hay un número limitado de puestos, así que anímate a ponerte en contacto con nosotros cuanto antes, y siempre antes del 25 de mayo. ¡Te esperamos!


Junta Directiva AMPA CEIP Siglo XXI Las Rozas de Madrid www.facebook.com/AMPAS21 

amperos.es

VI Feria Siglo XXI

9 de junio de 2018… ¡¡No te la puedes perder!!

Ya estamos trabajando en los que será la VI edición de esta feria emblemática de nuestro municipio. Reserva el día, porque no van a faltar los conciertos, talleres, puestos, mercadillo, gran rifa, barbacoa, castillo hinchable, pintacaras… ¡Y mucho más!

 

SIGUIENDO LA HUELLAS DE LA HISTORIA DE LAS ROZAS

¿Sabes por qué el parque de las Javerianas se llama así? ¿Y que en la calle Real había una fuente con un pilón? Los niños y niñas de 4º, 5º y 6º del colegio Siglo XXI sí. Y lo saben porque han salido a las calles de nuestro municipio a constatar las huellas de la historia.

El Camino Escolar de Las Rozas, el AMPA y el CEIP Siglo XXI, con la inestimable ayuda de la Asociación Histórico Cultural Cierzo, han organizado esta maravillosa experiencia en la que los alumnos han recorrido las zonas del antiguo Colegio, la Calle Real, el parque de las Javerianas, la plaza del Ayuntamiento, la Iglesia, Regiones Devastadas… para ver cómo era antes y lo que queda de todo ello (que algo queda, y lo vemos cada día aunque no reparemos de la historia que lleva encima).
 Lo primero fue documentarse. Y gracias al historiador Javier Calvo la cosa fue de lo más interesante. ¡Qué anécdotas! Y sobre todo, ¡qué fotos! Las mismas que luego llevaron los niños, junto a un plano, para localizarlas in situ. Sobre la acera, y haciendo un ejercicio de imaginación, descubrieron, por ejemplo, cómo los rebaños de las ovejas transitaban por la cuesta de San Francisco (llegó a haber 6.200 ovejas para 518 habitantes).

 

 

Y de fondo, el antiguo monasterio de Las monjas Javerianas, que ya no está, y en su lugar “han crecido” unos bloques de pisos. Pero al acercarnos al parque… sí que queda algo: un muro de adobe aún está en pie (aunque esté firmado por un fan del Rubius). “Lástima… podría haber firmado en el muro de al lado, que no tiene tanta historia” dijo muy acertadamente alguien del grupo.Seguimos nuestro periplo para encontrarnos con Enrique Mijallo, que atesora en su persona una buena parte de la historia de Las Rozas. Sus anécdotas sobre el cine, el pilón, la cigüeña María, la antigua fuente donde se metían hasta los toros en los encierros… y su conocimiento del municipio no pasó desapercibida por los niños, que le frieron a preguntas. Pero su momento fue dentro del ayuntamiento (entre las miradas perplejas de los funcionarios), donde les enseñó su increíble maqueta del mismo (bueno, de la antigua Casa Consistorial) hecha de hierro fundido, ¡teja a teja!

Después de estos días, cuando estos niños vayan por nuestras calles, seguramente ya no las van a ver igual. Y sabrán apreciar aquellos rincones que guardan un pedacito de historia.