¡Tenemos un huerto!

Queremos dar un inmenso gracias a todos los que han hecho posible que tengamos a nuestra disposición un fantástico huerto. Ha sido un arduo camino en ocasiones, los tiempos hasta su puesta en marcha han sido más largos de lo que inicialmente se supuso, esperando ayudas municipales que nunca llegaban. Hoy es una realidad que ha unido el esfuerzo y el disfrute de muchos padres y niños.

Agradecemos la tierra, que es en lo que se materializó finalmente la ayuda del Ayuntamiento, el espacio que ha sido cedido por el Colegio, y el apoyo económico y organizativo del AMPA. Agradecemos también a Enrique, profesor del colegio, su interés y ayuda como enlace con el huerto de otro colegio público de Las Rozas, y su presencia en la inauguración. Y agradecemos muy especialmente las manos y horas de los padres y niños que se han sumado con alegría y tesón, preparando el terreno, construyendo, montando e instalando con sus manos el riego automático, plantando y regando.

Hay tomates, lechugas, pimientos, calabacines, sandías, fresas… Tenemos también en el centro de los bancales plantas olorosas como menta, albahaca y citronia para combatir de una forma natural las plagas. E incluso tenemos tres hormigueros y un topo con los que hemos decidido compartir el huerto ya que estaban antes que nosotros.

A quienes quieran venir a participar (estáis TODOS invitadísimos a pasar una o mil tardes, de 16:30 a 17:30) ya podrán ver los primeros brotes, las fresas y las lechugas ya empiezan a asomar.

También está siendo una herramienta de unión con el resto de AMPAS y Colegios de Las Rozas con huerto, con quienes estamos compartiendo experiencias y fuerza para consolidar y mantener lo que creemos es un elemento que puede ser clave en el desarrollo integral de nuestros hijos. Ahora el reto es conseguir su máximo aprovechamiento por parte de toda la comunidad educativa del siglo XXI, como herramienta pedagógica en la que apoyarse el profesorado y como actividad lúdica, familiar, medioambiental, educativa y formativa de la que poder disfrutar en horario extraescolar.

¿Os lo vais a perder?

Taller de cocina

Los que fuimos al taller de cocina aprendimos a hacer nuestros propios tallarines de espinacas. En esta ocasión una madre y magnífica cocinera, Javiera, nos enseñó a juntar los elementos necesarios para hacer una pasta deliciosa que es rica de comer, pero también de preparar. Madres, padres y niños nos divertimos de lo lindo amasando y dando forma de fideos a nuestra masa.

 

Además, la receta queda abierta a la creatividad porque la pasta fue de espinacas esta vez, pero podría haber sido de calabaza, de tomate, de… hasta donde la imaginación nos llegue. Quien la quiera, la puede coger de nuestra caja de recetas en la oficina del AMPA. ¡Buen provecho!

Cine y bizcochos

Nos despedimos de la «temporada» con un pase muy especial: las niñas y los niños pudieron (muchos seguramente por primera vez en su vida) ver una proyección en Super 8, con cortos de Charles Chaplin, Buster Keaton, La Pantera Rosa y el Pato Donald (muchas gracias, Elena). Pete acompañó esta sesión, muda, claro es, con música improvisada sobre la marcha. Fue toda una experiencia.

 

Pese a que sin duda hay muchos aspectos que mejorar (implantaremos una serie de normas para el mejor funcionamiento de las sesiones), el balance que hemos hecho de esta actividad es positivo, tanto por la participación de las familias en organizarla (infinitas gracias por tantos y tan deliciosos bizcochos, por tantas manos que han recogido y barrido la «sala», por tantas madres y padres que han cuidado a los niños que venían solos), como por el éxito de la convocatorias; pero también, y sobre todo, porque muchos niños han podido ver obras y acercarse a un lenguage y una sensibilidad cinematográficos que aunque muchas veces no comprendan del todo, enriquecen su mirada y, por lo tanto, su vida. Sus aplausos al final de las proyecciones lo dicen todo. Volveremos.